Un viajero avezado te diría que lleves en tu maleta ciertos objetos y productos imprescindibles, que seguro que tú ya conoces si tienes alguna experiencia en esto del turismo. Pero yo hoy te quiero aconsejar algo que muchos tíos olvidamos o no tenemos en cuenta, y que es algo muy útil a no ser que te vayas a una luna de miel o algo así y tengas la diversión asegurada: y es no olvidar echar en un maleta una cantidad de videos porno suficiente, en soporte físico o digital, o al menos tener acceso a sitios webs como http://www.ultraporno.com/maduras/  (eso es porque a mí me gustan las mujeres hechas y derechas, bien cuajadas, pero vamos, tú puedes mirarte la categoría que quieras, jeje).

¿Y por que cargarte con porno cuando estás haciendo turismo?

Esa es la pregunta del millón que os estaréis haciendo mucho, aunque supongo que cuando os dé mi explicación, serán muchos otros los que se vean identificados y lo comprendan a la perfección porque lo han vivido en carne propia. Y es que, amigos, el turismo se suele hacer cuanto tenemos tiempo libre, y esto es por supuesto en vacaciones; y esas vacaciones, ¿quién las acaba organizando siempre? Pues sí, las mujeres: parejas, novias o esposas, pero irremediablemente, los tíos siempre vamos donde ellas dicen. Puede que si hay suerte, hayamos llegado a un consenso previo sobre el lugar, pero recordad: siempre será cómo ellas digan y para hacer lo que ellas digan. Y en este contexto, ¿seguro que coincidís en todo?

Pues claro que no, porque es imposible estar cien por cien de acuerdo con alguien las 24 horas del día, y en algún momento, hay cierta actividad que no nos gusta o que nos llega a aburrir; entonces, caras largas, malas contestaciones, alguna actitud molesta… algo de eso puede quebrar la armonía de esos pocos días de asueto que tenemos, y es una auténtica pena. Por eso, pienso que para los hombres es muy fácil: vuelta al alojamiento con cualquier excusa, un poco de porno online visitando http://www.ultraporno.com/tetonas/, y otra vez con el entusiasmo por las nubes.

Los videos de tetonas siempre son una solución.

Pues sí, yo tengo la teoría de que un buen par de tetas siempre le alegran el día a cualquier tío hetero, porque es una de nuestras fantasías eróticas por excelencia. Y aunque tu pareja del momento esté bien dotada en ese aspecto, siempre inspira bastante el ver los pechos de otras mujeres ajenas, no sé muy bien por qué; pero tengo claro que no es por menospreciar lo que tenemos a mano, sino más bien para apreciarlo mejor. ¿Se te ha ocurrido alguna vez decirle esta frase a tu novia o mujer cuando te han pillado mirando mujeres desnudas y pechugonas? Verás como quedas como un rey.

Y en fin, yo tengo muy claro que estas escapadas esporádicas durante los viajes hacen mucho bien a esos días de descanso que nos tomamos, e incluso si lo hacemos en plan turístico; porque cuando uno está contento en el lugar donde está, hace que todo lo veo con mucho más entusiasmo, ¿o no?

Hace poco escuché la frase de que “viajar es bueno para el alma” (antes había escuchado lo mismo con la lectura, pero bueno, no es ese el tema), y me quedé pensando en lo cierto que podía ser, y no sólo por el tema de conocer otros lugares, otras gentes y otras formas de vida: sino porque con todo el trajín que se forma a la hora de ir a cualquier lado por unos días, no hay duda de que por un tiempo estás la mar de entretenido, jeje.

Pero fuera coñas ya,  esto de los viajes y el turismo es sin duda una muy buena forma de distracción, aunque no sea para todo el mundo; porque sí, amigos, no a todo el mundo le gusta hacerlo, y es una opción tan válida como otra. No todo el mundo siente la necesidad de conocer otros lugares, ni siente curiosidad sobre cómo vive la gente en otros lados, o que tantas cosas nuevas o interesantes puede conocer; se conforman con lo que tiene alrededor, y no desean saber nada de más allá.

A mí, que sí me gusta viajar, me gusta posicionarme justamente en el medio: es decir, viajar a otros lugares, pero no tan lejanos como para que me sean verdaderamente desconocidos. Y con esto lo que quiero decir que no acabo de entender a aquella gente que presume de conocer otros países, haber estado en lugares paradisíacos, visitado sitios en los que sólo ha estado un puñado de gente… y luego no saben decirte nada sobre el pueblo de al lado. ¿Puedo ser un espécimen extraordinario? Podría ser, aunque debe ser contagiosa esa forma de pensar, porque tengo junto a mí un grupo de colegas que piensan exactamente lo mismo.

Y lo que es realmente una pena es que estemos en un país como España, al que extranjeros de todo el mundo ansían venir, y que nosotros queramos irnos sin haberle echado siquiera un vistazo a otras zonas diferentes de las que vivimos. Pocos países del mundo tienen dentro de sus fronteras la riqueza turística del nuestro, que puede satisfacer al visitante más exigente sean cuales sean sus gustos: costa, montaña, lugares y monumentos históricos, modernidad… Hasta con desiertos y zonas volcánicos contamos, no os digo más. ¿Acaso falta algo para que cumpla con cualquier expectativa?

En mi opinión, no es muy inteligente querer conocer lugares y culturas lejanas que puede que no vuelvan a interesarnos nunca más, o enamorarnos para siempre, si no sabemos lo que nos rodea, ni conocemos a lo que está al alcance de la mano. Viajemos al extranjero si nos apetece, pero no dejemos de ensalzar nuestro turismo nacional, que no sólo es uno de los motores económicos del país; además, si a alguien le produce estrés eso de viajar, no me negaréis que siempre será mejor entre lo que nos resulta conocido, ¿o no?